¿Quien era Elías? El profeta de fuego y defensor de Dios

Elías: ¿Quien era? El Profeta de Fuego y defensor de Dios. Elías fue un profeta Hebreo, nació en Tishbe, en Galaad, cerca del Rio Jordán, en el Siglo X a.C. Su nombre es una forma Helenizada que proviene del hebreo Éliyahu, cuyo significado es; «él mi Dios».​

Bajo el mandato del Rey Ajab, hijo de Omri, Elías comienza su Ministerio profético. Ajab gobernó el Reino de Israel entre 853 a.C y 874 a.C.

Elías era considerado un Profeta de Fuego; «Surgió Elías, profeta igual que fuego; su palabra brillaba como la antorcha»  eso describe exactamente la personalidad de Elías como enviado de Dios, para renovar la fe del pueblo hebreo en un momento de inestabilidad.

 

Elías en Israel

Por el siglo IX a.C., bajo el reinado de Ajab, y por la influencia de su esposa, la Reina Jezabel, Israel se había entregado al culto de Baal. Fue ahí que misteriosamente apareció la figura del «Profeta de Fuego».

Para acabar con la idolatría hacía Baal, Elías se enfrenta con el soberano y le proclama, para castigarlo por su idolatría, una sequía horrenda, que encadeno una hambruna también, fue así que Israel quedó desolado por tes años. Un tiempo después de ese tiempo, Elías reta a cientos de sacerdotes de Baal a que pidieran a su dios que desapareciera el sacrificio de un novillo ofrecido en la cumbre del monte Carmelo, sede del culto idolátrico; los sacerdotes de Baal no pudieron lograrlo, en cambio Elías, por intervención de Dios, logró el prodigio de carbonizar el altar y el animal.

¿Por qué los buenos cristianos deben leer diariamente la Biblia?

Huye al desierto para esconderse

Elías huye al desierto para que Jezabel no pudiera matarlo y donde encontró un lugar bien escondido, allí, ya cansado se dispuso a descansar y se durmió debajo de un árbol.

Mientras dormía, se le acercó un ángel al profeta, le dio comida y agua, luego continuó descansando. Al cabo de un rato, el ángel se le acercó de nuevo, y le dijo que comiera más, pues tendría  que hacer un largo viaje; y «El Profeta de Fuego» comió y bebió nuevamente. Elías viajó 40 días y 40 noches ayunando, sin comer ni beber. Durante ese tiempo, El Profeta subió a la montaña Horeb, monte de Dios, donde Moisés había visto la zarza ardiendo.

Ya en la montaña, se instaló a vivir en una cueva, y estando ahí, Dios le preguntó por qué estaba allí. «El Profeta de Fuego» le dijo que la gente no estaba siguiendo los mandamientos de Dios y que estaban matando a los profetas; él era el único profeta que estaba vivo, y querían matarlo.

Entrada al Cielo

Dios invita a Elías a que se levante sobre la montaña. Al hacerlo, comenzó a correr un viento fuerte, tanto que rompía las rocas en pedazos. Seguido del viento, hubo un terremoto, para aparecer un fuego. Cuando el fuego desapareció, Elías oye una voz, se dio cuenta que era Jesús quien le hablaba, diciéndole que elegiría a un nuevo profeta llamado Elíseo.

El profeta Elías no murió, solo entró al cielo con vida «A través del fuego», en un gran tornado, se elevó en un «Carro de Fuego».  Este pasaje es conocido como «La partida de Elías». También la han interpretado como una prefiguración de la propia Ascensión de Jesús vivo al Cielo, luego de haber resucitado. Tiene sentido que «El Profeta de Fuego» y Moisés también sean los dos personajes que discuten la propia partida de Jesús, Éxodos.