¿Quien era José? El hijo preferido de Jacob

José el Patriarca: ¿Quien era? El preferido de su padre Jacob. Nació en Canaán por el siglo XIV a.C. Fue; José el Patriarca de Israel y uno de los doce hijos de Jacob, nacido de Raquel, la esposa amada de Jacob y era el hijo preferido de su padre; sus hermanos, nacidos de Lea o de las concubinas de Jacob, lo envidiaban por eso, al punto de venderlo como esclavo.

José el Patriarca fue uno de los más importantes del pueblo de Israel, cuya historia es relatada en el libro del Génesis de la Biblia. Con apenas 17 años, aún niño, José se dedicaba a pastorear ovejas con sus hermanos, con los hijos de Bilhá y los de Zilpá, mujeres de su padre. En momentos de conversación, José le comunicó a su padre lo mal que se hablaba de ellos.

Envidia de sus hermanos

A José el Patriarca lo amaba el pueblo de Israel, más que a todos los demás hijos, por ser para él el hijo de la ancianidad. Le había hecho una túnica de manga larga. Al darse cuenta sus hermanos que su padre le prefería a todos sus otros hijos, llegaron a aborrecerle, hasta el punto de no poder ni siquiera saludarle.

Una vez José tuvo un sueño donde aparecía alzado por encima de sus hermanos y prediciendo lo que iba a suceder en el futuro. Por ser el favorito y quien Jacob quería que fuese su sucesor, el tercer patriarca hebreo le elaboró una túnica de colores que lo distinguía de todos, eso enfureció aún más a sus hermanos, quienes buscaron algún momento para vengarse.

Venden a José el Patriarca

En su rutina de labores, sus hermanos llevaron a sus animales a pastar en un lugar lejano a sus tiendas. Luego de un largo tiempo, todavía no regresaban, Jacob se percató y envió a José a buscarlos y verificar que se encontraran bien. Desde donde se encontraban sus hermanos, pudieron ver a José que se les acercaba, y se les ocurrió matarlo. Rubén, que era el mayor, intentó convencerlos de que no era buena idea, pero en lo que José llegó, lo arrojaron a un pozo de agua que estaba vacío y lo tuvieron atrapado hasta decidir qué hacer con él.

Esa noche se quedaron en ese sitio. A la mañana siguiente pasó por ese lugar una caravana de mercaderes que se dirigían a Egipto, los hermanos, le ofrecieron a José, y lo vendieron como esclavo. De regreso al pueblo, ya con Jacob, le mintieron diciendo que solo habían encontrado la túnica de José, y para engañarlo le habían embebido en sangre de cordero para hacerle creer a Jacob que había sido atacado por un lobo, el cual supuestamente lo había matado. Jacob lloró desconsolado la muerte de su querido hijo. Es ahí cuando sale de Canaán para llegar a Egipto.

El faraón lo encarcela

Al llegar a egipto, José fue vendido y llevado a la casa de un funcionario llamado Potifar. Quien confiando en él, lo eligió para que administrara su casa. Donde, según narra la Biblia, la esposa de Potifar intentó seducirlo invitándolo para su cuarto, allí se le insinúa y le propone tener relaciones sexuales; el joven hebreo no aceptó y salió de la habitación rápidamente dejando su manto. Como no pudo lograr lo que quería, la esposa de Potifar,  lo acusó de intentar abusar de ella, mostrando como prueba el manto. Potifar, enfurecido lo envía a prisión.

¿Por qué los buenos cristianos deben leer diariamente la Biblia?

En sus años en prisión se dedicó a interpretar sueños. El más reconocido es el del Faraón, a quien le profetizó siete años de abundancia. Antes había sido liberado. Y gracias a la interpretación de los sueños del Faraón, este lo contarta para administrar su casa. Allí permaneció por muchos años, hasta que se acabaron los 7 años de abundancia en egipto.

José el Patriarca se reencuentra con su padre y hermanos

Luego de la abundancia en egipto, llegó la hambruna y el pueblo pedía al faraón alimentos y le pidieron que buscara a José e hicieran lo que el dijera. Mucha gente compró trigo a José, personas de egipto y de afuera.

El hambre llegó hasta las tierras de Canaán y en especial Beerseba, donde vivía su padre Jacob con su gente. Al enterarse que había trigo en egipto, envió a sus diez hijos mayores a Egipto dejando a Benjamín, el menor de todos, a su lado. Los diez hermanos llegaron hasta la corte del Faraón para pedir ayuda, y se presentaron ante José, al que no reconocieron porque estaba muy cambiado y además vestía como egipcio.

Y sin embargo José sí los reconoció, pero disimuló y les preguntó a través de un intérprete de dónde venían. Sus hermanos le contestaron que venían de Canaán para comprar alimentos, pero él los acusó de ser ladrones y espías. José mandó a encarcelar a sus hermanos por tres días, y durante este período ellos reflexionaron sobre todo el mal que le habían hecho a José. Al culminar los 3 días, José los liberó y les confirmó que sí llevarían trigo a Canaán, pero, para demostrar que decían la verdad, deberían volver y traer al hijo menor, Benjamín. Para obligarlos a regresar, encerró a  Simeón. Además, les devolvió el dinero con que habían pagado el trigo y lo metió a escondidas en sus alforjas.

¿Quien fue José de Nazaret? Un ejemplo de Fe y paternidad para Jesús. 

Al llegar a Canaán, los hermanos quedaron consternados al ver en sus alforjas el dinero que habían pagado. Le contaron lo que sucedió a su padre, y Jacob se entristeció por Simeón, les dijo que no iban a volver a Egipto con Benjamín, ya era suficiente con la pérdida de José. Pero la  hambruna seguia, y los hijos de Jacob volvieron a Egipto con Benjamín.

Ya en Egipto, recibieron a los hijos de Jacob el mayordomo de José, que les dijo que no debían preocuparse por el dinero y además los reunió con Simeón. En ese instante los invitaron a casa de José, a quien le dieron regalos de parte de su padre. José se llenó de alegría sobretodo al ver a Benjamín después de muchos años, tanto que fue a llorar a su cuarto de la emoción. Cuando se le pasó, los invitó a un banquete en el que los acomodó por orden de edad.