¿Quien es el culpable de la muerte de Jesús? Fueron varios

La Biblia nos relata que los líderes religiosos judíos de la época se dieron a la tarea de formar un complot para matar a Jesús. Entre la tarea estaba sobornar a algún discípulo para que lo entregara, entonces es cuando le ofrecen 30 monedas de plata a Judas Izcariote y se ponen de acuerdo con él para arrestar a Jesús, con el cual trabajaron para formular un plan para su muerte. La Palabra de Dios nos revela que;

“Se reunieron entonces los jefes de los sacerdotes y los ancianos del pueblo en el palacio de Caifás, el sumo sacerdote, y con artimañas buscaban cómo arrestar a Jesús para matarlo”. Mateo 26:3-4

Además de los líderes judíos, también el pueblo judío en Israel estaba implicado en condenar a muerte a Jesús. Eso lo demostraron cuando Pilato preguntó a quien querían liberar, si a un ladrón llamado Barrabás o a Jesús, el pueblo no escogió a Jesús y en su lugar solicitaron la liberación de  Barrabás. Entonces Pilato les preguntó qué hacer con Jesús, gritaron: «¡Crucifícalo!».

«Y respondiendo el gobernador, les dijo: ¿A cuál de los dos queréis que os suelte? Y ellos dijeron: A Barrabás». Mateo 27:21

«Pero ellos volvieron a dar voces, diciendo: !!Crucifícale, crucifícale!». Lucas 23:21

Pero los lideres religiosos no fueron los únicos que actuaron, también fueron los líderes romanos y soldados militares quienes personalmente también estuvieron involucrados en la muerte de Jesús. Pues fueron quienes le azotaron, autorizaron su muerte, lo clavaron en la cruz, le abrieron el costado con una lanza, y cuidaron Su cuerpo mientras moría en la cruz. Así como Pilato, jefe romano territorial, y la gran cantidad de soldados romanos se ensañaron e involucraron personalmente en la muerte de Jesús.

¿Cuanto tuvo que sufrir Jesús para salvar a la humanidad?

Por último, es importante considerar que Dios Padre permitió que su único Hijo, Jesús muriera en la cruz. Las Sagradas Escrituras nos dice que la crucifixión se da bajo lo establecido en el propósito y previo conocimiento de Dios. El plan perfecto y soberano de Dios para salvar a la humanidad incluía ofrecer la vida de Su Hijo como un sacrificio perfecto y suficiente por el pecado.

«A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole». Hechos 2:23

En realidad todos ellos son los culpables de la muerte de Jesús. Sin embargo la principal causa de su muerte es la salvación de la humanidad. Ese era el Plan perfecto de nuestro Padre Celestial para perdonar nuestros pecados, entonces como pecadores, somos quienes provocamos a Dios que buscara la manera de sacrificar a un cordero para saldar esos pecados. Así que nos podemos considerar culpables también de la muerte de Jesús.

«A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados». Romanos 5:6