¿Quien es la Novia de Jesús? La que con mucho anhelo lo espera

La Biblia menciona la frase «su Novia» en diversas oportunidades, especialmente durante la última cena. En ese momento Jesús estaba en plena ceremonia de la celebración de la Pascua. La tradición para la época era presentar copas, obviando la tercera por tratarse de la salvación; la cual no se tomaba. A pesar de eso, Jesús la tomó diciéndole a sus discípulos: «Este es mi nuevo pacto, tómenlo y repártanlo».

 «Luego tomó la copa, dio gracias y dijo:—Tomen esto y repártanlo entre ustedes». Lucas 22.17

«De la misma manera tomó la copa después de la cena, y dijo:—Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes». Lucas 22:20

Esa actitud de Jesús les quiso decir: «Yo soy el Mesías, el enviado por Dios, tomen y hagan pacto conmigo». Además, para la época y en ese instante Jesús les estaba diciendo: «¿Se quieren casar conmigo? «.

Significado de la Novia de Jesús

En esa época, los hombres que querían casarse, acostumbraban a ir a la casa del padre de la enamorada para decirle; «Señor, me quiero casar con su hija». A la vez le decian; «Con su permiso le ofrezco estos camellos». Luego el padre decidía si aceptaba la propuesta para su hija, o la rechazaba. La situación no era para comprar la novia, sino la oportunidad de pedir la mano de ella y de poder decirle sus sentimientos hacía ella.

Versículos gloriosos de la Biblia que Jesús dejó para transformarnos

Si el padre aceptaba, se reunían ambas familias sentados alrededor de una mesa, luego de terminar la cena, el futuro novio tomaba la copa y la cruzaba por la mesa hasta llegar a ella y le decía: «Este es el pacto que hago contigo. Tómalo y bébelo». Y es cuando la homenajeada podía decir; «Mmm, no, ni loca me casaría contigo…», o bien podía tomar la copa en señal de aceptación.

Si la joven tomaba la copa, osea aceptaba al novio, la nueva pareja era separada. Cada uno a su respectiva ciudad, a ella todos la llamaban «la que fue comprada por un precio». No se veían ni se hablaban a lo largo del tiempo de compromiso, entre seis meses o hasta un año. El único método para comunicarse era por medio del padrino de la boda, quien llevaba y traía los mensajes de cada uno al otro.

Mientras todo eso ocurría, el novio se dedicaba a construir una mansión en la casa del padre. Pero no por ser millonario…no, «mansión» en hebreo significaba «departamento». Un espacio de terreno en la casa de los padres y donde iban creciendo como familia. Pero la angustia espera no dependía de cuando terminara la mansión, aún cuando la terminara, no podía ir a buscar a la enamorada. El novio dependía de la aprobación del suegro, que le diera permiso a la novia de irse. Al suceder eso, el novio en compañía de sus padrinos y amigos, salían «volando» a la casa de la novia. Ella al igual que el novio, no sabía el momento exacto del encuentro, esperaba igual. Pero cuando ellos entraban en la ciudad con el shoffar y las trompetas sonando, la novia salía de su casa y directamente de ahí se iba al altar.

¿Que es La Última Cena? Jesús y sus Apóstoles celebran la Fe

¿Te suena algo, a algún hecho con Jesús quizás? Pues si; y es a cuando Jesús les dijo a sus discípulos: «Este es mi pacto». ¿Recuerdas? Los discípulos aceptaron ese pacto tomando y compartiendo el pan y vino. Además Jesús los sorprendió cuando dijo: «Me tengo que ir, no nos vamos a ver por un tiempo, pero no se preocupen; mi padrino, mi amigo del alma; el Espíritu Santo vendrá y nos mantendrá siempre en contacto.

No sabrás el día ni la hora cuando esté de regreso, pero serás llamada como “alguien que fue comprada por un precio”. Voy a casa de mi padre, que es el tuyo también, donde voy a construir tu mansión, tu casa eterna. Como pasaba cuando los novios no saben el momento de la boda, tampoco nosotros sabemos cuándo será, pero nuestro Padre Celestial sí lo sabe, y cuando Él me diga, vendré con todos mis ángeles, ellos tocarán el shoffar, y sonarán las trompetas. «Volveré a buscarte para estar juntos, para siempre».

Ese es el nuevo pacto que Jesús nos ofrece hoy, entonces «tómalo y bébelo», si ya lo hiciste, igual acéptalo, porque es un nuevo pacto, un nuevo tiempo que Jesús quiere ofrecerte. ¿Por qué? porque eres Su Novia, te eligió a pesar de tus defectos y con todos tus muchos aciertos, y porque simplemente TE AMA…!!!