¿Quien está a cargo de nuestra vida? Prédica del Pastor Luis Cruz

Cada día, cada instante de nuestra vida Dios está con nosotros. Con nuestro Padre Celestial se va toda carga, se va todo el stress, se va toda preocupación y solo en Jesucristo conseguimos toda victoria y toda Bendición. Cada mañana el Señor quita las cargas de tu vida. El Espíritu Santo nos habla cada día, demos gracias a Dios por sus Bendiciones y sobretodo por recibir más de Él a cada instante y estar a cargo de nuestra vida.

«Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra».  Salmo 139:14-15

La Biblia nos enseña que sólo Dios es quien tiene el control de nuestra vida, que fue Dio quien nos creó desde el vientre de nuestra madre. Formó todas y cada una de las partes del cuerpo; el corazón, las manos, las venas, los huesos todo lo puso en su exacto lugar, eso lo hace conocedor de cada uno de nosotros. Quien mejor que Dios para estar a cargo de nuestra vida.

Todo esto ya lo sabía Dios, todo lo tenía planeado, absolutamente todo lo que vivimos Dios lo sabe, lo conoce, y está a cargo. Porque Dios conoce nuestro pasado, futuro y presente; Dios tiene el control. No te desesperes, tu vida está en manos del Señor. Amén…!!!

La Biblia nos dice que todo estaba ya escrito, todos lo día de nuestras vidas ya están diseñados, aunque todavía no han llegado muchos, todos están bajo el control de Dios, están a su cargo. Esto nos da la seguridad de que nada sucede sin que nuestro Señor Dios lo permita, si no es Su voluntad, no sucederá.

La vida es como un vuelo de avión con muchas turbulencias. Y esas turbulencias pueden afectar tanto nuestras vidas que nos hacen ceder ante el enemigo principal de esas situaciones que es el stress, las preocupaciones y la angustia. El stress está enfermando y matando a muchos en el mundo y lo más triste que también a muchos Cristianos que se están dejando llevar por Satanás, pues es el enemigo N°1 de los creyentes y con esas enfermedades el maligno ataca provocando que los Cristianos se alejen de Dios.

No importa todas las deudas que tengas que pagar; facturas de luz, teléfono, cole, etc…deudas que nos atormentan, algún gasto de improvisto; el carro, nevera, la lavadora, etc…o porque no un dolor corporal que también te atormenta. O estás viendo como despiden personal en tu empleo, entonces piensas que el próximo puedes ser tú, es de preocuparse. También podrías estar viviendo problemas familiares, esposo/a, los hijos están rebeldes, en fin nada mejora, al contrario empeora. Todas son turbulencias, turbulencias difíciles que te roban la paz, que te enferman y te desvanecen.

La Biblia nos ha enseñado que todo eso es normal en el vuelo de nuestra vida, sin embargo, lo que no es normal es que nos dejemos robar la paz por esas turbulencias. La Palabra de Dios nos enseña que puede venir cualquier turbulencia, cualquier tribulación pero si el avión de nuestra está en manos del Señor, el avión no se va a estrellar, permíteme decirte que eso es así, ese es el detalle; quien está a cargo de tú vida.

¿Cómo encuentro la mano de Dios y su infinito poder?

Porque muchas veces por inconsciencia o desconocimiento, quitamos a Dios del control de nuestra nave y queremos tomar nosotros el control creyendo que estamos capacitados, creyendo que nosotros lo vamos a resolver, creyendo que con los conocimientos adquiridos en universidades o colegios lo podemos resolver. Entonces ahí Dios nos dice que si queremos agarrar el control; bueno hazlo, allá tú. Pero si me dejas tomar el control descansa, ten paz porque Yo soy quien te va a llevar a un puerto seguro.

«Ahora, así dice SEÑOR, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú». Isaías 43:1

Como buenos Cristianos, nuestra principal defensa ante todo es la fe en Cristo. No apartemos a Dios del control de nuestra vida, deja que nuestro Padre Celestial tome los controles principales de tú vida.