¿Quien fue María Magdalena? La mujer que siguió a Jesús

¿Quien fue María Magdalena? La mujer que siguió a Jesús. De María Magdalena se habla en el Nuevo Testamento canónico y en varios evangelios apócrifos; donde la llaman discípula de Jesús. Dicen que su nombre proviene del lugar donde vivió, haciendo referencia a Magdala, localidad situada en la costa occidental del lago de Tiberíades y aldea cercana a Cafarnaúm.

En Lucas 8: 1-3 cita a María Magdalena como la que fue una de las mujeres que viajó con Jesús y sus discípulos, y que usó sus bienes para atenderlos. También Marcos 15: 40; y en Juan 20: 11-18 la nombran que fue testigo de la ejecución de Jesús y estuvo entre las primeras personas que lo vieron resucitado.

      María Magdalena y su vida

Para muchos fue una mujer de la mala vida, sin embargo no hay registros ni escritos que eso haya sido así. La Biblia no habla nada sobre si María Magdalena fuera prostituta. Lucas 8:2 lo único que menciona sobre su pasado, es que Jesús expulsó siete demonios de ella.

Pero entonces de donde sale eso de que; ¿era una mujer de la mala vida? Lucas 7; 36-38 relata que siglos después de su muerte, se empezó a regar el rumor que ella era la mujer anónima (probablemente una prostituta) que le había lavado los pies a Jesús con sus lágrimas y se los había secado con su cabello. Pero  no hay nada en la Biblia que verifique eso.

Otra creencia es que ella era discípula de los discípulos. pues no. Para la Iglesia católica es María “Santa María Magdalena” y “la apóstol de los apóstoles” porque en Juan 20:18, dice que fue una de las primeras personas en anunciar la resurrección de Jesús ante los apóstoles. Y a pesar de eso,  no la convierte en apóstol. Y la verdad es que en ningún lugar de la Biblia se le llama así.  Lucas 6: 12-16.

Para finales del primer siglo se terminó de escribir La Biblia. Y no fue sino hasta el siglo 6 que las autoridades eclesiasticas tomaron la decisión de canonizar a María Magdalena. Alrededor de la historia de Magdalena hay muchos escritos, cerca de los siglos 2 y 3, fuera del texto biblico, se dice que varios de los apóstoles de Jesús sentían envidia de María. Todos son hechos sin respaldo biblico.

        El milagro de su sanación 

Jesús luego de regresar del monte de los Olivos, fue al templo de nuevo y todo el pueblo acudía a él, y, sentándose, les enseñaba.

En ese momento los escribas y fariseos traen a una mujer sorprendida en adulterio, y le preguntan a Jesús; Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Y la ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; maestro ¿qué dices?, Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo. Y como buen sabio que es, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo. Pero ellos insistían en preguntarle, se levantó y les dijo; «El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra».

Se sentó de nuevo y siguió escribiendo. Ellos, al oírlo, se fueron yendo uno a uno, empezando por los más viejos. Y solo quedó Jesús y la mujer, que seguía allí delante. Jesús levantándose le preguntó: «Mujer, ¿dónde están tus  acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?
Ella contestó: Ninguno, Señor. Jesús dijo: Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques.

Durante el ministerio de Jesús, donde va por los campos evangelizando a ciudades y pueblos, lo siguen sus apóstoles y un grupo de mujeres, Lucas 8:2. En ese grupo, según Lucas 8:2, iba María Magdalena, luego de haber sido liberada de los «7 demonios» por Jesús. A partir de esa sanación lo siguió a todos lados.

María Magdalena en su acompañamiento a Jesús, vio todos los milagros que él hacia y las sanaciones a personas que le tenían Fe. Su mismo milagro la convirtió en una fiel seguidora y testigo que lo acompañó en todo momento, incluso después de su muerte. Eso la convierte en ejemplo fiel de la conversión del corazón humano.

Una María Magdalena antes de conocer a Jesús

En la Biblia específicamente en el Evangelio de Lucas, quien es el que más la cita; en ninguno de sus pasajes habla de que María Magdalena haya sido prostituta, o mala mujer. Lucas cita a Magdalena como seguidora de Jesús, así como las otras mujeres que lo seguían, las identifican como discípulas, como a los hombres.