¿Que es el Reino de Dios? El Reinado en nuestros Corazones

Reino De Dios: ¿Qué es? El Reinado en nuestros corazones.  La primordial enseñanza de Jesús y el mensaje fundamental de la Iglesia fundada por Él a través de sus discípulos. Así nos lo explica Marcos; «Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino  de Dios se ha acercado, arrepentíos, y creed en el evangelio» Marcos 1:14-15.

Asimismo Mateo y Lucas narran que el mensaje de Jesús era el “Evangelio” o “buenas noticias” del Reino de Dios; Mateo 4:23 y Lucas 8:1. Sin embargo Mateo lo menciona como  “el Reino de los cielos”; en Mateo 4:17; 5:3, 10, 19-20 y para  Pablo es “el reino de Cristo y de Dios”; Efesios 5:5, pero a pesar de todo eso lo que sí queda claro en definitiva es que es “el Reino de Dios”.

Jesús y el Reino de Dios

En su predicación por la tierra, Jesús enseñó continuamente el mismo mensaje de esperanza “evangelio” o lo que es lo mismo «buenas noticias» del Reino durante todo su ministerio. Sus parábolas o historias con lecciones espirituales, muy regularmente hacía referencia al reinado, donde el Padre y su Hijo eran sus gobernantes y lo habían preparado antes de la existencia del hombre en “la creación del mundo” Mateo 25:34.

Jesús en sus parábolas sobre su venida de nuevo al mundo, enseñó y explicó como nos debemos portar para entrar en el Reino y cómo serán las condiciones en esa gloría. La gran mayoría de los profetas del Antiguo Testamento hablan de este Reinado inspirados por el Espíritu Santo, 2 Pedro 1:20-21.

Sus Apóstoles lo evangelizaron

Sus 12 discípulos fueron; entrenados para predicar el Evangelio, luego de eso, Jesús los envió; “a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos”. Posterior a su crucifixión y resurrección, Jesús se les apareció para continuar  “hablándoles sobre su reinado”.

De la misma manera Pablo en su ministerio como predicador del Evangelio, hace referencia a los Apóstoles como los únicos que lo «ayudan en el Reino de Dios».

¿Cuáles son los pasos a seguir para ser un buen cristiano?

Contra el oponente

El Reino de Dios tenía y tiene un oponente, no eran los reyes de este mundo, como Jesús le aclaró a Pilato, sino el demonio. Desde el principio de la humanidad, es quien ha querido reinar sobre los hombres, haciendo lo imposible para quitárselos a Dios.

Por eso Jesús nos enseña que a través del reinado de su Padre nos da vida, la abundancia en el señor y la vida eterna. Para encontrarlo debemos esperar el juicio final. En ese momento será exaltado Jesucristo totalmente como el Rey universal y eterno.

Jesús lo explicó: «Cuando venga el Hijo del Hombre en su gloria y acompañado de todos los ángeles, se sentará entonces en el trono de su gloria», Mateo 25, 31.

Nosotros también podemos formar parte de esa Gloría, si cumplimos su palabra: «Entonces dirá el Rey a los que están a su diestra: “Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo”, Mateo 25, 34.