Ser buena persona no te lleva al cielo ¿Por qué?

La creencia popular dice que para ir al cielo hay que esforzarse por hacer el bien en esta vida y que de ese modo Dios les permitirá entrar al paraíso cuando se mueran. Suena bien, sin embargo no se trata de lo que hacemos por cuenta propia, la entrada al cielo no depende de eso. La Palabra de Dios dada en la Biblia nos enseña que;

“Porque por gracia han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte”. Efesios 2:8-9

El Apóstol Pablo nos explica aquí que ganar la entrada al cielo no depende de nuestras obras, esas obras serían del hombre, entonces la salvación y la vida eterna son un regalo de Dios ganado por medio de la fe en Cristo.  

La entrada al paraíso depende de la fe porque ese es un  lugar santo y perfecto donde no existe el pecado. A pesar de eso estamos privados de la gloría de Dios porque todos hemos pecado. La Biblia nos dice que no existe nadie en este mundo tan justo que haga el bien sin pecar. Entonces sin importar cuanto nos esforcemos, con tan sólo un pecado no entramos en la casa de Dios, pero el Señor nos da la herramienta infalible de la fe en Cristo, con ella si entras en el paraíso.

¿Soy salvo sólo por fe o por obra? ¿O ambas? Una lleva a la otra

La fe en Cristo consiste en creer la Palabra de Dios dada en la Biblia. En ella encontramos que Cristo murió en la cruz para perdonar nuestros pecados. Pues Él sabía que no hubiéramos logrado la entrada al paraíso sin Él porque hubiéramos fracasado y pecado. Jesús murió en nuestro lugar y nos enseñó que por medio de la fe en Él  encontramos el único camino al paraíso, a la verdad y a la vida.

Cualquiera que cree en Cristo puede recibir la vida eterna porque así lo prometió Jesús. La Biblia nos explica que todos, así que si crees en Cristo; estás en esa lista.

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”Juan 3:16  

Confiesa con tú boca que Cristo es el Señor, y que Dios lo levantó de entre los muertos, hazlo de corazón para que demuestres la fe en Cristo y puedas ganar la entrada al cielo. De eso se trata la fe, de aceptar a Cristo como nuestro Salvador y único Señor, quien resucitó al tercer día de haber muerto. Cuando lo hagas confiarás que Dios te aceptará y te librará de toda condena porque ya estás unido a Cristo. La fe te da la certeza que serás salvo y que estarás en el paraíso con Dios por la eternidad.

“Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo”. Romanos 10:9

La entrada al paraíso no depende de nuestras obras, ya la Biblia lo aclaró. Entonces revivamos la fe en Cristo para gozar de las Bendiciones que nos tiene guardadas nuestro Señor Dios.