¿Si acepto a Cristo soy realmente Salvo? Otros pasos a dar

Ser salvo va más allá de sólo si acepto a Cristo como el Salvado. Sí eres salvo de la muerte, más no del sufrimiento eterno en el infierno. Con la resurrección de la vida de Jesús somos salvos. Hay que tomar en cuenta otros aspectos esenciales a parte de sólo enseñar el nombre de Dios.

Tradicionalmente el cristianismo ha insinuado que ser salvo está presente en la vida de un cristiano. La ven como un premio ya ganado apenas acepto a Cristo como el Salvador. Es decir; aceptas a Jesús, ya eres salvo, ya fueron perdonados tus pecados, ya ganaste el cielo, y eso es todo.  En otras palabras, si usted ha aceptado a Jesús, usted es salvo. Sus pecados son perdonados y su lugar en el cielo está asegurado. Eso es todo. Pero ser salvo va más allá de eso, hay que dar otros pasos para lograrlo.

No solo soy salvo si acepto a Cristo

El pecado nos separa de Dios y como consecuencia nos borra de la lista de la salvación. La salvación de las consecuencias del pecado. Ser salvo nos garantiza las Bendiciones del plan de Dios para cada uno de nosotros, el cual es ser perfectos igual que lo es Él.

«Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto». Mateo 5:48

Si me Bautizo o acepto a Cristo como el Salvador es sólo el inicio del camino hacía la salvación. Entendamos que la salvación no es sólo un evento, es un proceso. 

Todos cargamos a cuestas pecados ya registrados, entonces al momento de acercarnos a Dios necesitamos ser salvos de tener la experiencia de la muerte eterna como consecuencia de esos pecados.

«Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro». Romanos 6:23

Entonces cuando acepto a Cristo, Su muerte en la cruz por el pecado de nosotros, es crucial el arrepentimiento de corazón de esos pecados y dar paso al bautismo.

«Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo». Hechos 2:38

Ya cuando te levantas y dejas ahogados los pecados en el agua bautismal, ya esos pecados se descargaron de tu vida, se borraron.

Aquí el Apóstol Pablo nos habla algo de eso; 

“por gracia sois salvos por medio de la fe”. Efesios 2:8

De inmediato de demostrar tú fe en el bautismo, y verdaderamente arrepentido de tus pecados, haz sido salvo. Por eso Dios aceptó la muerte de Jesús, ese hecho deja pagado el castigo de esos pecados por nosotros, somos salvos de ese castigo.

Entonces ya se perdonaron los pecados cometidos hasta ese día del bautizo, por ende salvo de esos pecados, pero la vida continua, y como buenos cristianos hay que mantenerse así, libres de pecado. Y si se cometen, se debe buscar el perdón de Dios arrepintiéndose de esos pecados para ser salvos.  Juan nos afirma;

“Si confesamos nuestros pecados, el SEÑOR es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad”. 1 Juan 1:9

Osea un constante crecimiento en el carácter de Dios. Dado que somos salvos de la pena de muerte por los pecados cometidos, gracias al sacrificio de Cristo, somos continuamente reconciliados con Dios. Este es otro momento de ser salvo. Pero no el definitivo, todavía queda el más importante y definitivo.

Bien, recuerda que el pecado deja consecuencias; muerte y separación de Dios. Bueno, no somos totalmente salvos, hasta que tengamos un espíritu perfecto, es decir, con tranquilidad y seguridad de no volver a pecar o de morir. Jesús nos lo dijo;

“mas el que persevere hasta el fin, ése será salvo”. Mateo 24:13

¿Como Aumentar la llama de la Fe? Para lograr la Salvación

Nuestra salvación hoy día apenas comienza, cuando regrese Jesús a la tierra, traerá salvación a su pueblo, a lo que lo esperan y sin relación con el pecado. Ese regreso completará la salvación.  La misma que se dará a quien haya tenido una vida debidamente de arrepentimiento fiel, creciendo y desarrollando una vida de fe hacia Dios. Así mismo nos enseña la Biblia;

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida». Romanos 5:10 

 

Esto es la esperanza futura de ser salvo que esperamos todos los buenos cristianos. Así mismo es ser salvos de la muerte y llegar a ser parte de la familia de Dios pora la eternidad.