Si deseas que más personas conozcan a Dios, muéstrales con hechos su amor y su misericordia

Muchas veces queremos transmitir la palabra, poder y obra del Señor a personas que tenemos a nuestro al rededor, para que también le conozcan y de alguna manera se acerquen a sus caminos; sin embargo pensamos: ¿cómo puedo llegar a estar persona para hablarle de Jesús?, pero la realidad es que no hay mucho qué decir, pues son los hechos los que hablan por sí solos.

 No hace falta tener un manual para hablarle a las personas de Cristo, con cómo lleves tu vida, tus acciones, tu gestos de amabilidad y generosidad con los demás, dicen más que mil palabras; muchas personas se la pasan predicando la palabra con una biblia en la mano pero en realidad sus acciones no van acorde a sus palabras, sino que más bien es al contrario

Por eso, si deseas que algún conocido o ser querido conozca a Dios cómo tú, trata de demostrarle con hechos lo diferente que es tu vida por tener a Dios en tu corazón, por seguir sus caminos; invítalo de esa manera, y demuéstrale la bondad de la vida, la generosidad que se puede tener con pequeños detalles que para muchos significan la vida entera