«Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida» – Prov 4:23

Nuestros corazones son cómo un cofre de sentimientos (buenos y malos) donde guardamos todas esas emociones que nos hacen ser quienes somos; por eso tal cual cómo dice la palabra del Señor, debemos ser nuestro cuidadosos con él porque «de él mana la vida», y por ende la misma dependerá de qué tenemos dentro de nuestro corazón.

A través de este versículo de la mañana, te compartimos este mensaje con la intención de recordarte que tu corazón es un templo que debes cuidar, pues a pesar de que fue diseñado por Dios, sólo tú decides qué guardar en él; tú decides cómo cuidar los buenos sentimientos que Dios te dejó en él al crearte, por eso es tan importante que los valores y perseveres a pesar de las adversidades de la vida.

En este día te invitamos a hacer una pequeña oración para pedir a nuestro Dios que guarde  nuestros corazones, que los cuide y los guie por el sendero correcto; que no permita que sentimientos malos o negativos entren en él y que te ayude a mantenerlo siempre limpio, en paz y lleno de su luz. En el nombre de Dios, AMÉN.