¿Todo lo que viene del MUNDO es malo? Hay obra de Dios

Para los cristianos existen dos realidades; las cosas de Dios y las cosas del mundo. Las cosas de Dios están relacionadas con la Iglesia, la Biblia, las prácticas espirituales, la adoración y la música hecha para Dios. Por su parte, las cosas del mundo, para ellos, son las que hacen los incrédulos, como música, literatura, películas, negocios, productos tecnológicos y otros, muchas veces para servir a sus dioses y demonios, a lo que los cristianos deben apartarse completamente.

«Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo». 1 Juan 2:16

Sabemos que la Biblia nos enseña que el maligno es quien está en el mundo y que se caracteriza por los malos deseos de la carne, los ojos y por la soberbia de la vida. Luego de que Adán pecó en el jardín, la humanidad quedó bajo el juicio de Dios, sujeta a las artimañas de Satanás y sus ángeles, ciega en su arrogancia. A pesar de todo eso, nos damos cuenta que Dios coloca Sus manos mostrando misericordia, paciencia y favor a la humanidad caída, nada más ver que Dios no nos mata ni nos envía al infierno inmediatamente después de cometer un pecado, es señal de Su inmenso amor. Hemos pecado y pasará un tiempo antes de que recibamos la muerte como castigo.

Pero la maldad no es sólo lo que compone al mundo, si observamos a nuestro alrededor, encontramos a muchos incrédulos y personas que adoran a los ídolos que disfrutan de la salud, la prosperidad, son creativos, hacen invenciones médicas y científicas que facilitan la vida de las personas y alivian el dolor de quienes sufren. Vemos también que las personas que no creen en Dios abren guarderías, orfanatos y hospitales, hacen grandes donaciones de dinero a organizaciones benéficas y escuelas. Y muchos de estos incrédulos son más honestos, sinceros y rectos que muchos evangélicos. Además, los incrédulos tienen la capacidad de escribir libros, producir películas, componer música y obras de arte que nos encantan y nos llenan de admiración.

¿Cómo se si estoy bajo la Gracia de Dios? Sus Bendiciones

Y de donde crees que proviene toda esa inteligencia, todo este bien en el mundo; por su puesto que de Dios, nuestro Padre Todopoderoso y eterno. Todas estas virtudes, la moral, la racionalidad, la bondad, la creatividad, la compasión, la belleza, la estética, la armonía, la sinfonía de sonidos, colores y formas que llenan nuestros ojos y oídos, provienen de Dios. De Él procede todo el bien del mundo. En primer lugar está Su imagen (Imago Dei) que permanece en el hombre, aunque haya caído. En segundo lugar, impregna de Sus bendiciones sobre la humanidad en su conjunto. Eso es lo que llamamos gracia, un favor inmerecido. Debido a que esta gracia llega a todos, creyentes e incrédulos, la podemos llamar “gracia común”.

«Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganados. Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta. Y Zila también dio a luz a Tubal-caín, artífice de toda obra de bronce y de hierro; la hermana de Tubal-caín fue Naama». Génesis 4:20-22

Aquí vemos que la Biblia nos habla, sin necesidad de mencionarla, de la gracia Divina; vemos como toda la descendencia de Caín se vio beneficiada con esta gracia. Todos ellos fueron quienes desarrollaron la metalurgia, los instrumentos de viento y cuerdas, y otras cosas que son buenas para toda la humanidad.

«Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos». Mateo 5:45