Vitales pasajes de la Biblia para entender su Ley

En la Biblia se habla de dos leyes, los Testamentos, cada uno con sus reglas diferentes, pero igual de importantes y sin contradecirse. Esto porque es Dios el autor de ambas. Cada mandamiento se escribió según la necesidad de su época. Pero ambos deben cumplirse como buenos seguidores de Cristo. La ley Antigua menciona cientos de mandamientos y la Nueva ley engloba todas esas con una.

Dios le entrega a Moisés en el Monte Sinaí unos mandamientos para que la mostrara al pueblo de Israel. Esa ley antigua, Dios anunció principios morales. También estableció un mandato civil y religioso que colaboró a que el pueblo los guardara y ubicara por obra. Este mandamiento con sus ceremonias religiosas señalaba en sentido figurado hacia Cristo. Y si alguien desobedecía esos mandamientos de Moisés, había de morir.

Por su parte, la ley de Cristo se conoce también como la concesión de la gracia. Pero esa gracia no es para poder pecar, sino nos da el poder de vivir libres del pecado.

Esta ley de Cristo cumple con el plan perfecto de Dios, el mismo que formó mucho antes de la creación del universo para salvar a la humanidad. En cambio la ley de Moisés se fundó a causa de las infracciones, mientras Dios preparaba al mundo para la venida de Cristo.

Tenemos entonces que Jesucristo nos abolió de la esclavitud de los cientos de mandamientos que están en la ley del Antiguo Testamento, y nos la simplifico invitándonos a amar. Pues al final todos tienen como fundamento el amor, es por eso que Jesús los englobó en tan sólo uno; «Amar a Dios y a los demás como a nosotros mismos»  Cumpliendo en espíritu y verdad como buenos Cristianos estos dos mandamientos, nos estaríamos comportando como Dios quiere que actuemos.

Las Sagradas Escrituras en el Nuevo Testamento afirman que Jesús cumplió el mandato del Antiguo Testamento. Entonces eso demuestra que Cristo da fin y conclusión a ese mandato Antiguo. Y como buenos Cristianos entendamos que hemos de obedecer la ley de Cristo.

¿Cual es la Ley de Cristo? Lo que el Señor dijo que eran los grandes mandamientos

Versículos que hablan de la ley

«Entonces, ¿para qué {fue dada} la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniera la descendencia a la cual había sido hecha la promesa, que fue promulgada mediante ángeles por mano de un mediador». Gálatas 3:19

«De manera que la ley ha venido a ser nuestro ayo {para conducirnos} a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe».Gálatas 3:24

«Pues lo que el mandamiento no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios {lo hizo}: enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y {como ofrenda} por el pecado, condenó al pecado en la carne, para que el requisito de la ley se cumpliera en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu». Romanos 8:3-4

«Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un {punto,} se ha hecho culpable de todos». Santiago 2:10

«¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la ley? ¡De ningún modo! Al contrario, yo no hubiera llegado a conocer el pecado si no {hubiera sido} por medio de ese mandato; porque yo no hubiera sabido lo que es la codicia, si el mandamiento no hubiera dicho: NO CODICIARAS». Romanos 7:7

«sin embargo, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de {la} ley, sino mediante la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras del mandato; puesto que por las obras de {la} ley nadie será justificado». Gálatas 2:16

«No hago nula la gracia de Dios, porque si la justicia {viene} por medio de {la} ley, entonces Cristo murió en vano». Gálatas 2:21